Los filtros de carbón activado se usan para la reducción de olores, de COV y de sustancias químicas volátiles especiales de difícil tratamiento, como los organosilicatos. El carbón activado, el material colocado en el interior del filtro para retener en su superficie los contaminantes en fase gaseosa, pierde sus propiedades de adsorción una vez que alcanza el punto de saturación y debe ser regenerado o eliminado.

Filtros industriales de carbones activados: características y ventajas ofrecidas

  • Reducción de la complejidad tecnológica
  • Facilidad de gestión y uso de la instalación
  • Bajo mantenimiento
  • Cuadro eléctrico con PLC y teleasistencia
  • Sistema de medición de la capacidad de adsorción residual para asegurar el funcionamiento correcto de la instalación
  • Estructura totalmente sellada y construida también con aceros adecuados (AISI 304, 316, etc.)

Principio de funcionamiento de los filtros de carbón activado

El principio de funcionamiento de los filtros de carbón activado se basa en la utilización de la especial capacidad de este material para retener determinadas sustancias químicas en su superficie. Observados al microscopio, los carbones activados están formados por una serie de túneles que se van haciendo cada vez más pequeños. Esta estructura les permite tener una superficie específica muy elevada, incluso de hasta 2500 m²/g, dividida en macroporos (>500 Angstrom), mesoporos (20-500 Angstrom) y microporos (0 – 20 Angstrom): esto permite utilizarlos como elemento filtrante para el tratamiento de emisiones gaseosas, ya que los contaminantes que los atraviesan quedan retenidos en los microporos de la superficie del carbón depurando así el efluente.

¿Cómo funciona un filtro de carbón activado industrial?

Los filtros de carbón activado se diseñan de forma que el efluente a depurar sea conducido al interior de un depósito en el que existe un tabique, horizontal o vertical, por el que está obligado a pasar, evitando los pasos preferentes o alternativos. Sobre este tabique se coloca el carbón activado, seleccionado en función de sus diferentes propiedades y capacidad de adsorción, que asimila las partículas contaminantes presentes en el flujo y las fija en las cavidades porosas.
Una vez que han penetrado profundamente en la estructura del material, los contaminantes ya no pueden salir, excepto en condiciones particulares, por ejemplo, a través del proceso de regeneración con vapor o gas inerte.
Esta característica implica que, según el tipo y el tamaño de la instalación, es posible elegir si se prevé la regeneración del carbón in situ, utilizando vapor o gas inerte (instalaciones de recuperación de disolventes), u optar por la sustitución de la carga de carbón activado cuando se alcanza el límite de saturación.

Aplicaciones típicas y sectores de destino

Los filtros de carbones activados son soluciones flexibles, que suelen aplicarse para concentraciones de contaminantes y caudales limitados, en diversos sectores, como

  • químico
  • farmacéutico
  • tratamiento de residuos
  • revestimiento y pintura
  • adhesivos

Soluciones para instalaciones específicas para el filtro de carbones activados

  • Suministro de instalaciones llave en mano
  • Flexibilidad en la elección del sistema de pruebas de capacidad de adsorción residual
  • Diseño ad hoc en caso de restricciones de espacio.
  • Solución también aplicable con contaminantes no orgánicos, olores, amoníaco o ácido sulfhídrico.
  • Sistemas de inertización y protección contra incendios para su aplicación con contaminantes especialmente peligrosos como el MEK

Servicios prestados

Elegir Brofind significa:

  • Servicio de atención y asistencia al cliente las 24 horas del día.
  • Imparcialidad en la recomendación de la tecnología propuesta, gracias a las diversas tecnologías de reducción que posee Brofind.
  • Experiencia desde 1993 en el diseño y realización de instalaciones de reducción.

Consulte la página de Servicios de Brofind para comprender mejor cómo apoyamos a nuestros clientes a lo largo del ciclo de vida del producto.