Las instalaciones de depuración de aire pueden parecer todas iguales pero, en realidad, generalmente no lo son; pueden basarse en la misma tecnología o contar con el mismo proceso de funcionamiento, pero las condiciones límite pueden ser tales que requieran medidas técnicas que las hagan únicas y «especiales». Estos condicionantes externos influyen de forma decisiva en el diseño que, en esos casos, está llamado a diseñar un producto a medida, concebido para satisfacer los requisitos técnicos específicos de la zona, el área o el ciclo de producción.

¿Cuáles son las 5 condiciones límite que influyen en el diseño de la instalación de depuración?

Las condiciones que influyen en el diseño de una instalación de depuración industrial son muchas, intentemos entender cuáles son las principales:

1 – EL ESPACIO FÍSICO DISPONIBLE PARA LA INSTALACIÓN DEL SISTEMA

Una primera peculiaridad puede depender del lugar en el que se vayan a montar las instalaciones objeto del pedido: el espacio disponible puede influir mucho en el diseño de la instalación.

Algunas instalaciones, por ejemplo, pueden desarrollarse verticalmente para superar el inconveniente de una limitada superficie horizontal disponible. Por lo tanto, en este caso será necesario proporcionar instalaciones de acceso adecuadas en altura para permitir el mantenimiento y la inspección.

Otras instalaciones, por el contrario, pueden construirse con una altura total limitada, ya que pueden instalarse en interiores o en zonas con altura limitada: en estos casos, deben preverse vías de acceso adecuadas para permitir la inspección y el mantenimiento en las zonas inferiores de la instalación.

En otros casos, la colocación de la instalación en el suelo no es factible, por lo que hay que idear soluciones que reduzcan el peso total y la hagan apta para su colocación en altura (en el tejado de un edificio, por ejemplo); las instalaciones son en cualquier caso muy pesadas, por lo que muy probablemente habrá que prever también la instalación de una estructura de soporte capaz de soportar la carga de la instalación.

2 – ¿SISTEMA INSTALADO EN ESPACIO ABIERTO O CERRADO?

 Temperature Alte Rto 1 - Brofind S.p.a. Rto-Al-Chiuso-1

Las instalaciones pueden montarse tanto en espacios abiertos como cerrados y, en ambos casos, habrá que evaluar atentamente el impacto de la instalación en el contexto en el que se montará, prestando especial atención a algunos factores relevantes como:

  • el ruido generado por el funcionamiento
  • cargas térmicas conectadas a él
  • presencia de sustancias y compuestos potencialmente peligrosos (disolventes, fluidos térmicos, combustibles)
  • proximidad a los límites de la propiedad de terceros
  • proximidad a otras máquinas de producción

3 – INSTALACIÓN DE SISTEMAS EN CONDICIONES CLIMÁTICAS DIFÍCILES

Muy a menudo, las instalaciones de depuración se montan al aire libre: en este caso, deben ser capaces de soportar los agentes atmosféricos, que no tienen el mismo impacto en todas las zonas de nuestro planeta.

La temperatura en la zona de instalaciónTemperature-Basse-Recupero-Solvente

Existen instalaciones destinadas a zonas muy frías, ¡donde la temperatura puede alcanzar los 50 °C bajo cero! En estos casos, las instalaciones deben estar fabricadas con materiales especiales, la instrumentación debe ser capaz de funcionar en condiciones extremas o se deben tomar medidas para proteger la instalación de las heladas, como por ejemplo:

  • • paneles aislantes
  • trazado eléctrico capaz de calentar las partes de mayor riesgo
  • sistemas de calefacción forzada

Otras instalaciones, en cambio, pueden montarse en zonas muy calurosas, donde será normal que en determinados periodos del año se alcancen temperaturas de +55 °C: en este caso, se prestará atención a la refrigeración de las partes más sensibles de la instalación, mediante acondicionadores de aire y unidades de climatización, que son esenciales para el correcto funcionamiento de la instrumentación y, en particular, de la automatización.

Humedad en la zona de instalación

Rto-Sul-TettoTambién hay que prestar mucha atención a la posible presencia de alta humedad: por ejemplo, en zonas del territorio caracterizadas por lluvias continuas y constantes (zonas tropicales, regiones monzónicas) o con riesgo de inundación; en estos casos, las instalaciones se realizarán en estructuras elevadas con respecto al suelo o requerirán la presencia de dispositivos de separación y descarga del condensado acumulado.

La altitud del lugar de instalación

Las instalaciones de depuración funcionan depurando el aire, que es un gas (o más bien una mezcla de gases). Por este motivo, incluso la altitud del lugar de montaje puede influir en el dimensionamiento de la instalación: a 2000 m de altura, el volumen de aire (es decir, el «espacio» que ocupa) es un 20 % mayor que al nivel del mar. En este caso, todos los equipos que componen la instalación deben tenerlo en cuenta.

 

4 – LA PELIGROSIDAD DE LAS ZONAS DE INSTALACIÓN

La zona de instalación del sistema, además de su tamaño, podría caracterizarse por un cierto grado de peligrosidad. Este es el caso, por ejemplo, cuando estamos en presencia de gases o polvos inflamables o explosivos.

Hay muchos ejemplos:

  • refinerías
  • industrias químicas
  • minas
  • depósitos de gas licuado
  • producción o almacenamiento de explosivos

Rto-Ambiente-PericolosoEn todos estos casos, puede haber grandes cantidades de compuestos inflamables o explosivos y, por ello, la instalación debe contar con los dispositivos de seguridad necesarios, como, por ejemplo, sensores de detección de explosivos, barreras de seguridad intrínseca, componentes a prueba de explosiones y apagallamas.

Todos estos componentes permiten que la instalación funcione en estos entornos peligrosos, sin aumentar a su vez el grado de peligro en la zona.

5 – CICLOS DE FUNCIONAMIENTO

Algunas instalaciones, con el fin de reducir los costes de producción final, están diseñadas para funcionar de forma continua, es decir, 24 horas al día, 365 días al año. En estos casos, es esencial prever equipos redundantes en la fase de diseño, que permitan el mantenimiento o el apoyo a cualquier fallo mientras se mantiene el funcionamiento continuo.

Otras instalaciones, sin embargo, son adquiridas por el cliente para uso discontinuo. Entonces solo funcionarán durante unas horas al día o quizás solo unos días a la semana o al mes. En este caso, el diseño y el proyecto de estas instalaciones deben ser concebidos para que puedan soportar ciclos continuos de encendido y apagado, para que puedan soportar largos periodos de inactividad, y para que permanezcan listos y eficientes cuando se necesiten.